8 beneficios de la natación durante el embarazo.

Natación durante el embarazo
8 beneficios de la natación durante el embarazo.
Votar

Seguramente muchas veces has escuchado acerca de la importancia de ejercitarse durante el embarazo, pero probablemente también te han dicho que puede ser perjudicial para la salud del bebé. En este post te diremos por qué la natación durante el embarazo, ademas de ser un ejercicio seguro que puedes practicar durante todos los trimestres de gestación. Adicionalmente, te mencionaremos algunos de los fabulosos beneficios que nadar traerá para tú bienestar y el de tu bebé.

Una vez leas este artículo indudablemente desearás pasar un rato dentro de la piscina y no solamente para refrescarte en los días de verano. Y cuando empieces a nadar habitualmente notarás que lo bien que se siente y no querrás dejar de hacerlo.

No te mentimos, la Fundación Española del Corazón afirma que la natación es uno de los ejercicios más beneficiosos para la madre y el feto.

Pero eso sí, la práctica de este y cualquier otro ejercicio físico durante el embarazo debe ser aconsejada y regularmente supervisada por un profesional de la salud. Ya que algunas mujeres pueden tener restricciones a la hora de realizar ejercicio debido a complicaciones en su embarazo. Pero en general, la natación es considerada una actividad libre de efectos adversos o de riesgos importantes. Así que, te recomendamos primero consultar con tu médico y si todo va bien, ¡no esperes más para empezar a nadar!

Natación durante el embarazo

8 beneficios de la natación durante el embarazo que probablemente no conocías.

1. Tendrás gran libertad de movimiento.

Uno de las mayores ventajas de la natación durante el embarazo, respecto a otros deportes, es que debido a la capacidad que tiene el agua de amortiguar el peso corporal, te resultará cómodo y su práctica será muy conveniente; en especial durante el segundo y tercer trimestres.

En el agua podrás sacar provecho al tener un mayor rango y libertad en tus movimientos y de esta manera trabajarás todo tu cuerpo sin necesidad de sobresforzarte.

Además, la natación es un ejercicio amable con tu cuerpo pues la flotabilidad, además de hacerte sentir liviana pese a los kilitos de más propios del embarazo, te proporciona soporte y así se reduce el impacto del peso sobre las articulaciones y los ligamentos para que no sean sobrecargados ni resulten afectados. Este último hecho resulta muy útil para todas aquellas mujeres que experimentan dolor del ligamento redondo.

Natación durante el embarazo

2. Te sentirás más relajará.

Es sabido que a medida que la barriga crece durante el embarazo la postura corporal cambia, la espalda suele experimentar cierto arqueamiento y los hombros tienden a caer. Esto genera una acumulación inusual de esfuerzos sobre la columna vertebral. Igualmente, el aumento de peso hace que se generen cargas mayores sobre los miembros inferiores e incluso algunas veces la pelvis sufre una desalineación. Pues bien, si buscas una forma de contrarrestar estos efectos negativos, la respuesta la encontrarás nuevamente en la natación, que por medio de los estiramientos y las contracciones fortalece los músculos, ayudando a disminuir estas posiciones inadecuadas.

Por otro lado, el agradable sonido rítmico del agua y la capacidad de ésta de ayudar a relajar esas zonas de tu cuerpo que son sobre esforzadas por la redistribución del peso durante el embarazo, hacen de la natación una experiencia relajante. Diferentes estudios han mostrado que la natación produce respuestas de relajación similares a las del yoga. Al estar más relajada podrás tener un sueño más reparador y así te sentirás menos agotada en tu día a día.

Nadando aprenderás a tener un mejor control de tu respiración, también podrás sirve eliminar el exceso de hormonas del estrés. La natación inclusive promueve la neurogénesis en el hipocampo: el crecimiento de nuevas células cerebrales en una parte del cerebro que se atrofia bajo estrés crónico.

3. Tonificarás tus músculos fácilmente.

Antes que nada, cabe resaltar que la natación es un ejercicio muy completo que permite trabajar simultáneamente los dos grupos musculares largos (brazos y piernas). Promueve la construcción de musculo y el aumento del tono muscular en los brazos, los hombros, la zona abdominal, las piernas y la espalda. Contribuye a fortalecer el core y de este modo, a prevenir la aparición de lesiones.

Cuando estás nadando para poder impulsar tu cuerpo y desplazarte en el agua, debes vencer la resistencia proporcionada por el agua mediante patadas y brazadas. Para vencer dicha resistencia, necesitarás movilizar tus fibras musculares estimulándolas para mantener una tonicidad adecuada.

Cada uno de los estilos existentes en la natación se centra en estimular diferentes músculos, de modo que si en tus rutinas incluyes todos los estilos, podrás obtener el tono que deseas para tu cuerpo y lo mejor es que lo harás más rápido que muchos ejercicios practicados en tierra.

Transcurridos unos pocos días de entrenamiento empezarás a notar que estás más tonificada y saldrás de la piscina sintiéndote mejor que cuando llegaste.

4. Podrás tener mayor control de tu peso.

Mantener un peso corporal adecuado es importante, más allá de la vanidad, por el bien de nuestra salud. Muchas mujeres conviven con el temor de ganar demasiado peso durante el embarazo, que después será difícil de perder. La natación es una opción ideal para que te olvides de este temor, pues otro de los maravillosos dones de la natación durante el embarazo durante el embarazo es incentiva la quema de esas calorías de más que tu cuerpo no necesita. Así podrás mantenerte dentro de rangos de peso saludables. De hecho, este es uno de los ejercicios aeróbicos que promete un mayor y más eficiente consumo calórico en períodos cortos de tiempo. Estamos hablando de que al nadar se pueden llegar a quemar alrededor de 600 calorías –o más- por hora. Increíble, ¿cierto?

Ahora que lo sabes tal vez no te sientas tan culpable frente a esos antojos que te hacen sentir que quieres comerte el mundo durante el embarazo, pues con muy poco esfuerzo podrás deshacerte de esos excesos en la piscina. Eso sí, no vayas al extremo, recuerda que una alimentación balanceada es primordial para asegurar tu salud y la del bebé que está por nacer.

5. Te hará más flexible y resistente.

Como mencionamos anteriormente, el rango de movimiento involucrado en la natación es amplio, esto permite alargar los músculos de modo que este puede hacer que sus articulaciones sean más flexibles. Contar con una buena flexibilidad, te permitirá adaptarte más fácil y eficientemente a los diversos cambios experimentados por tu cuerpo durante y después del embarazo.

La falta de flexibilidad reduce el rango de movimiento de las articular y funcionalidad de los grupos musculares opuestos entre sí, por tanto puede conllevar desgarros musculares y erosión del cartílago articular.

La natación durante el embarazo no solo te ayuda a tener músculos más tonificados sino que también los dota de mayor fuerza y resistencia. A medida que avanzas en tus entrenamientos, te sentirás más fuerte y vital. Y la falta de energía de la que muchas mujeres se quejan en el embarazo no será un problema para ti. Con cada sesión de natación incrementaras la resistencia de tus sistemas cardiovascular, respiratorio y músculo esquelético aunque al principio no sea tan evidente.

6. Te sentirás mucho mejor.

La práctica regular de cualquier ejercicio físico es recomendable por los expertos en salud mental para combatir la ansiedad y los trastornos depresivos. Pero la natación no deja de sorprendernos y nos ofrece beneficios adicionales. Cuando nadas tu glándula pituitaria y tu cerebro liberan endorfinas: compuestos naturales que contribuyen a que podamos experimentar sensaciones de bienestar.

La ejecución de este maravilloso deporte también influye sobre otros neurotransmisores como la serotonina, que produce ANP (una hormona reductora del estrés) y regula nuestros estados anímicos.

Durante los embarazos no sólo se producen cambios físicos sino que además existe gran variabilidad hormonal. No siempre es fácil lidiar con esos cambios de humor repentinos y aparentemente inexplicables pero estamos seguros de que nadando lograrás disminuir estos episodios de inestabilidad y disfrutar más de esta bella etapa de tu vida.

Adicionalmente, con la quema de calorías y la tonificación muscular te verás más atractiva y eso contribuye directamente al aumento de tu autoestima.

7. Fortalecerá tu sistema respiratorio y cardiovascular.

La natación es un ejercicio aeróbico, por lo que fortalece tu sistema respiratorio y el cardiovascular, mejorando considerablemente tu salud. Si nadas utilizando correctamente las técnicas de respiración puede que tu volumen pulmonar aumente y empieces a respirar mejor ya que tus pulmones serán más grandes y fuertes. Gracias a esto te fatigarás menos, serás mejor en otros deportes y te resultarán más sencillas algunas acciones cotidianas.

También lograrás fortalecimiento de tu corazón y en general de todo tu sistema vascular. Haciéndolo más eficiente para bombear sangre a través de tu cuerpo. Tu circulación sanguínea mejorará, la hinchazón se irá y los niveles de oxígeno en la sangre aumentarán. Así que aquellas futuras mamitas que sufren de problemas de presión arterial aquí tienen una opción para acompañar su tratamiento.

Natación durante el embarazo

8. Cuida a tu bebé.

Tal vez este numeral sea uno de los grandes beneficios de la natación durante el embarazo que no es muy pero que es uno de los más provechosos: la natación no solamente trae beneficios para ti sino también para tu bebé.

Sí. Leíste bien. ¡Tu bebé obtendrá grandes recompensas cuando tú nades! Como mencionamos en el punto anterior, la natación aumenta la oxigenación en tu sangre, lo que se traduce en una mayor cantidad de oxigenación para tu bebé.

Los niños cuyas madres nadan durante el embarazo tienen un menor riesgo de tener defectos congénitos.

¡Nadar te da ofrece todo esto y mucho más! Así que ahora que lo sabes, elige hacer uno de los mejores movimientos antes del parto y lánzate pronto al agua.

Conclusion:

Esperamos que estos tips hayan sido útiles para confirmar lo beneficioso que puede ser practicar natación durante el embarazo y te invitamos a leer las demás notas para que puedas disfrutar esta etapa de tu vida y cuidar a tu bebe.

Compártelo en tus redes sociales
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion