El periodo post parto: ¿Qué cuidados debe tener una mujer después del parto?

cuidados después del parto
El periodo post parto: ¿Qué cuidados debe tener una mujer después del parto?
Votar

Cuando estamos en la dulce espera no nos enfocamos en nada más que no sea en cuidarnos y recibir entre nuestros brazos a ese hermoso bebé que hemos creado en nuestro interior. Pocas veces reparamos en todos los cuidados que debemos tener después de embarazo y durante el periodo de lactancia con nosotras mismas para brindarle lo mejor a la criatura.

Y es que durante llamado periodo post-parto, la madre seguirá experimentando diversos cambios tanto a nivel físico como emocional. Es importante que no bajes la guardia y sigas cuidándote.

cuidados después del parto

Por todo esto, a continuación te presentaremos toda una serie de aspectos y consejos a tener en cuenta para que los cuidados después de embarazo sean eficaces. ¡Toma nota!

¿Qué cuidados después de embarazo debe tener una mujer?

Luego de dar a luz, tu cuerpo busca volver a su estado habitual (antes del embarazo), los cambios físicos serán inevitables y evidentes pero no hay de qué preocuparse, si te alimentas bien, descansas lo suficiente y acudes a los controles post-natales con tu médico, seguramente las posibles incomodidades propias de este periodo se minimizarán en gran medida y podrás enfocar todas tus energías en disfrutar de tu bebé.

Primero hablaremos de los cambios corporales inherentes al periodo post-parto, para que estés al tanto y no te sorprendan desprevenida.

Cambios en tu útero.

Durante el embarazo, tu matriz, que es un musculo en forma de bolsa, se expandió para poder albergar al feto cómodamente mientras este crecía. Después de alumbrar, tu útero debe retornar a su tamaño normal, además debe endurecerse nuevamente. La placenta al abandonar el cuerpo, deja una herida en el interior de tu útero.

Es normal que si la matriz se siente suave al tacto, te pidan que vayas a evacuar y que luego te den un masaje tratando que el útero se mantenga contraído. Todo esto es para evitar eventuales hemorragias pues había vasos sanguíneos que durante todo este tiempo estuvieron alimentando la placenta.

Es oportuno advertir que algunas veces no bastará con un masaje para que la matriz se encuentre completamente encogida y podrás experimentar más contracciones.

cuidados después del parto

Existen medicamentos que pueden ser prescritos para ayudar en este proceso de contracción del útero, si de todos modos el sangrado continúa, te harán una exploración más profunda para encontrar posibles causas del sangrado y si este se prolonga una intervención quirúrgica de dilatación y curetaje. La dilatación se refiere al ensanchamiento del cuello uterino para permitir la entrada del instrumental quirúrgico, mientras que el curetaje es un procedimiento de raspado en las paredes uterinas con el fin de extraer muestras de dicho tejido para su posterior análisis.

Pero tranquila, los casos que requieren cirugía solo se dan en ocasiones excepcionales y es probable que tras el masaje tu matriz recupere su consistencia habitual. Puedes seguir encontrando manchas de un color rojo intenso durante tu primera semana post-parto y es completamente normal, pero no se espera un sangrado abundante. De aquí la importancia de estar pendiente de cualquier aumento significativo en la cantidad de sangrado.

¡El Revisar la vagina es esencial!

Este es uno de los cuidados más importantes a tener en cuenta después de dar a luz, ya que si el parto ha sido natural podrías presentar algún desgarro largo y profundo que quizás no dejé de sangrar, por lo que podrías necesitar una sutura.

Sobre todo, debes prestar atención a las indicaciones de tu médico sobre cómo mantener esa herida limpia y por consiguiente libre de infecciones.

Los loquios vaginales, son una descarga vaginal típica entre las dos y las cuatro semanas después de dar a luz. Esta secreción es producto de la misma eliminación de tejidos y sangre del útero de la que hablamos en el punto anterior.

La recomendación importante aquí es usar toallas sanitarias en lugar de tampones hasta que se detenga la descarga, pues mientras dura esta etapa es posible que tu vagina se encuentre sensible y eres más propensa a padecer infecciones uterinas. Y los tampones pueden lastimarte o aumentar el riesgo de contraer infecciones. Tampoco es aconsejable lavarte con duchas vaginales, pues pueden matar tu flora natural.

Si tu flujo vaginal presenta un olor desagradable, notifica a tu médico cuanto antes, recuerda que ésta es una de las señales de alerta de una infección vaginal.

Cambios en el piso pélvico

El perineo es el área entre el ano y la vagina. Durante el parto, ésta zona se extiende para permitir la salida del bebé y a menudo se rasga. En otras ocasiones, el médico partero corta esta área para ayudarte con el trabajo de parto.

Por esta razón, te sugerimos practicar los famosos ejercicios de Kegel para contribuir a la recuperación de esta región y cubrirla con compresas frías envueltas en toallas y sentarse sobre una almohada para disminuir el dolor y ayudar a relajar.

La trascendencia de un buen descanso.

Es probable durante los primeros días posteriores al parto te sientas bastante cansada y que lo único que realmente quieras sea dormir, cuidar de tu bebé y comer y eso estará más que bien. Es completamente normal sentirse agotada luego de una tarea tan exhaustiva como dar a luz. Descansa tanto como puedas, para hacer frente a la fatiga.

Es una realidad que al principio los bebés tienen un reloj biológico diferente al de los adultos. En los primeros meses de vida del bebé difícilmente conseguirás dormir las 8 horas recomendadas por los expertos para un descanso reparador. Es posible que tu bebé se despierte cada 2 o 3 horas para ser alimentado, que necesites cambiarle el pañal varias veces y que no permanezca dormido la noche completa; esto puede alterar tu descanso. Pero aprovechar el tiempo en que el bebé esté dormido para descansar tú también y solicitar ayuda con otras labores para que puedas dedicarte exclusivamente a cuidar del bebé y descansar, son buenas ideas que marcarán la diferencia.

Una vez transcurridas las 3 primeras semanas post-parto, incluso puedes almacenar tu leche materna en teteros para que alguien más se encargue de alimentar al bebé durante la noche y tú puedas descansar apropiadamente.

En caso de constipación y/o hinchazón.

Es posible que en los días siguientes al parto te sientas algo constipada, presentes calambre e incluso tus piernas y pies continúen hinchándose debido a la retención de líquidos. Te aconsejamos llevar una dieta rica en fibra con el fin de estimular la actividad intestinal así como beber mucha agua para evacuar más fácilmente (también facilitará la producción de alimento materno). Si es necesario, consulta con tu doctor para que te recete medicamentos, seguros durante la lactancia, para evitar el estreñimiento.

En cuanto a la hinchazón, aplicar compresas de agua caliente o recibir masajes en las piernas y los pies ayudará a que desaparezca.

Tus pechos también cambiarán.

A medida que tus senos empiecen a llenarse de leche, es factible que se presente congestión mamaria y que experimentes sudores e incomodidad. Una práctica conveniente para aliviar estas molestias consiste en ducharte con agua caliente o aplicar compresas en tus pechos.

Aunque no estés amamantando, puedes tener un poco de dolor en tus senos, ya que están muy sensibles por la cantidad de leche que albergan. Aquí también serán oportunas las sugerencias antes mencionadas.

Con respecto a las actividades físicas.

Cada caso es diferente y debes consultar con tu médico, quien te indicará a partir de cuándo puedes volver a realizar esfuerzos físicos y no hablamos precisamente de ejercicio físico, sino de cosas tan banales como subir escaleras, caminar y tener sexo. De hecho, lo más probable es que te recomienden no realizar grandes esfuerzos ni mantener relaciones sexuales hasta pasadas las primeras seis semanas cuando tendrás una revisión y tu cuerpo estará recuperado tras el alumbramiento.

¿Cómo alimentarte?

cuidados después del parto

En cuanto a la dieta, lo ideal además del consumo de fibra y agua en abundancia, es consumir alimentos altos en proteína para permitir que tus tejidos se reparen.

En el periodo de lactancia, es probable que tengas sed a menudo, además del agua, los jugos de fruta naturales y la leche son opciones magnificas.

Lípidos y carbohidratos complejos que te proveerán la energía para el día.

Ingiere abundantes porciones de frutas vegetales. Para obtener las vitaminas, minerales y demás micronutrientes necesarios. También recuerde alimentarse con comida rica en Calcio, como los lácteos, que mejorarán la calidad del alimento materno.

Es importante advertir que aunque posiblemente estarás ansiosa por recuperar tu figura y deshacerte de las libras de más que deja el embarazo, no es el momento para iniciar una dieta rigurosa de pérdida de peso: recuerda que tu bebé recibe los alimentos y nutrientes de ti. No te apresures, poco a poco irás perdiendo el peso extra propio del embarazo.

La vanidad.

Sabemos que las nombradas cremas anti-estrías no van hacer desaparecer las famosas y odiadas estrías mágicamente, pero aplicarlas constantemente, como parte de los cuidados después de embarazo, contribuirá a difuminarlas.

Aparte de esto no debes olvidar cuidar tus pechos, aplicando cremas hidratantes excepto en el pezón mientras estés dando de lactar.

Por último, aplica protector solar en las zonas donde hayan surgido cloasmas o manchas marrones en tu vientre que sean de origen hormonal. No te preocupes si no desaparecen de inmediato, durarán unos cuántos meses hasta que tus hormonas se estabilicen.

Recomendación importante.

Cualquiera de los cuidados que te hemos mencionado debe ser supervisado por tu médico de confianza y es probable que éste anexe algún otro, en especial si tuviste alguna complicación como la preclamsia o eres diabética o el parto fue por cesárea.

¡Y hemos llegado al final! ¿Qué te ha parecido? ¿Tu médico ya te mandó alguno de estos cuidados después de embarazo? ¿Te sabes algún otro fundamental? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

 

Compártelo en tus redes sociales
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion