Cuidados en el Embarazo: La Preclamsia.

Preclamsia
Cuidados en el Embarazo: La Preclamsia.
Votar

Si estás embarazada o lo has estado alguna vez sabrás que una de las complicaciones más comunes y peligrosas es la preclamsia. De hecho, es posible que si eres madre primeriza o si ya has sufrido de ella sea uno de tus mayores temores.

Preclamsia

Y no es para menos, en casos severos puede poner en peligro la integridad de tu bebé y tu propia vida.

De ahí que su diagnóstico sea una prioridad en las consultas de rutina con tu médico, en especial, porque la preclamsia se caracteriza por un aumento de la atención arterial que se manifiesta generalmente como hipertensión, y que se distingue por la presencia de proteínas en la orina (proteinuria).

Pero, de seguro te preguntarás ¿cómo un aumento en la tensión puede afectarnos a mí y a mi bebé? ¡Presta atención!

¿Cómo nos afecta la preclamsia?

Lo hace al provocar la contracción de los vasos sanguíneos, lo que se traduce en una reducción de la cantidad de nutrientes y oxigeno que recibe tu bebé, lo cual suele provocar un bajo peso en el feto.

Y sino es tratada a tiempo puede ocasionarle a tu bebé una insuficiencia renal, pulmonar y hepática.

¿Cuál es la causa de la preclamsia?

Aunque parezca sorprendente, en especial si tenemos presente que 7 de cada 100 mujeres en estado padecen de preclamsia, hasta hoy no se sabe con exactitud qué la provoca.

De hecho, y como dato curioso, la especie humana somos los únicos que presentamos esta enfermedad, esto ha hecho de las investigaciones en animales algo poco efectivo o relevante.

¿Cuándo se presenta la preclamsia?

Normalmente se presenta durante el segundo trimestre del embarazo y casi siempre ocurre durante el primer embarazado de la mujer, o en casos de embarazos múltiples, embarazo precoz o en mujeres que tienen más de 35 años.

También es común que aparezca si la mujer tiene algún trastorno renal, diabetes o hipertensión crónica antes del embarazo.

Preclamsia

De hecho, si sufriste preclamsia durante tu primer embarazo tienes hasta un 50% de probabilidades de volver a padecerla durante tu segundo embarazo.

También se ha comprobado que las mujeres que presentan el gen angiotensinógeno T235 pueden tener hasta 20 veces más riesgo de desarrollar la preclamsia que aquellas mujeres que no lo tienen.

Síntomas

En casos leve los síntomas no suelen ser percibidos por la madre, y se detecta durante las consultas prenatales (de ahí que el médico en todas te tome la tensión arterial).

En casos más severos, los síntomas suelen ser:

  • Sensibilidad a la luz.
  • Náuseas, mareos y vómitos
  • Dolores en el lado superior derecho de tu abdomen.
  • Dificultad para respirar
  • Inflamación severa de las extremidades.
  • Aumento repentino de tu peso corporal.

¿Y qué debo hacer si tengo preclamsia?

Preclamsia

Consultar a tu médico, él te dirá cuáles son los pasos que seguir si todavía tu bebé no está preparado para nacer. Normalmente esto incluye un cambio en la dieta y un reposo absoluto, en los casos más leves.

En casos más severos, si tu bebé no está listo para poder venir al mundo, podrías terminar hospitalizada para ser monitoreada 24 horas, pero, si a tu bebé le faltan pocas semanas para el parto y el médico determina que está preparado para nacer, se inducirá el parto.

Es más, uno de los datos más curiosos de la preclamsia es ese: su única cura es el alumbramiento de tu bebé.

¡Y hemos llegado al final! ¿Qué te ha parecido? ¡Ya sabes por qué es importante no faltar a ninguna consulta prenatal! Y no lo olvides: si presentas dos o más de estos síntomas ¡acude a tu médico! Recuerda que la salud y el bienestar de tu bebé es lo más importante.

Compártelo en tus redes sociales
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion