¿Parto natural o cesárea?

Parto natural o cesárea
¿Parto natural o cesárea?
Votar

Toda nuestra vida hemos escuchado que el parto es un proceso verdaderamente doloroso, por eso al momento de estar embarazadas uno de los mayores temores o de las más grandes incógnitas que no surgen tiene que ver con el parto natural o la cesarea. Acerca de cuál es la mejor opción para traer tu bebé al mundo. La verdad es que cada uno de los procedimientos tiene sus ventajas y desventajas y que no todos los nacimientos son traumáticos, o mejor dicho, que vale la pena sufrir un poco antes de gozar de la dicha de tener a nuestro bebé en brazos y que tanto la cesárea como el parto natural, tienen como objetivo traer al mundo un bebé saludable de manera segura.

Parto natural o cesárea

Es por esto que en este artículo te hablaremos acerca de ambos método, de sus pros y contras, para que el momento de que tu bebé venga al mundo no te agarre por sorpresa ni tengas dudas de qué va a pasar.

Por eso, hoy en este artículo te hablaremos de ambas, de sus pro y contras, para que al momento de que tu bebé venga al mundo no tengas dudas de qué va a pasar.

¡Presta atención!

¿Qué es el parto natural y la cesárea?

  • Parto natural

Se define como parto natural a aquellas contracciones uterinas regulares que tienden  a aumentar en frecuencia e intensidad, dilatando nuestro cuello uterino para empezar el proceso de expulsión y haciendo que el bebé descienda a través del canal del parto hasta que logra salir por la vagina. Por último, el parto natural termina con la expulsión de la placenta y el corte del cordón umbilical.

En muchísimos casos el parto natural requiere de la llamada episiotomía, que no es otra cosa que un corte vaginal que va a hacer más fácil la salida de nuestro bebé.

Esta herida generará cierto nivel de dolor, pero sanará rápidamente y su cuidado es muy simple: un baño diario y listo.

Cesárea.

Es una incisión quirúrgica que se realiza en el abdomen, traspasando las capas de piel y músculo para abrir el útero y así poder extraer a tu bebé o a tus bebés. Una vez que tanto el bebé como la placenta son sacados, se procede con la sutura del útero.

Algunas veces las cesareas son planeadas con anticipación debido a condiciones médicas que hacen que el alumbramiento natural sea demasiado riesgoso.

Los acontecimientos más comunes que hacen que se tenga que optar por una cesarea para dar a luz son:

  • Si se trata de un embarazo múltiple
  • Si durante el embarazo se han experimentado problemas con la placenta; como placenta previa.
  • Limitaciones médicas como sufrir de diabetes o presión arterial alta
  • Si la madre tiene VIH, herpes vaginal, vaginomatosis o infecciones uterinas; pues el bebé podría contraer estas enfermedades
  • Si la madre tiene una pelvis demasiado estrecha para que un bebé muy grande pueda pasar a través del canal vaginal
  • Si el bebé está en una posición inadecuada, esto es, en caso de que no esté situado con la cabeza hacia abajo. Pues es importante cambiar esta situación antes de parir y muchas veces no es posible hacerlo de manera natural.

En otras ocasiones, se recurre a la cesarea sin una planeación previa, es decir, cuando se está ante un caso de emergencia que comprometan la vida del bebé, la madre o de ambos. Si se presenta un inconveniente al momento de intentar tener un parto natural, o este se está llevando a cabo muy lentamente o si se percatan de que el bebé no está recibiendo oxigeno suficiente entonces debe optarse por realizar una cesarea.

¿Qué hace que se realice un parto natural o una cesarea?

Parto natural.

En este caso, una de las gracias más importantes es que teniendo un parto natural pasarás menor tiempo en recuperación y hospitalización. Por lo general entre 24 y 48 horas.

Además optando por un alumbramiento normal, evitarás todos los riesgos asociados a un procedimiento quirúrgico como la cesarea; tales como sangrado profuso o hemorragia, infecciones, reacciones a la anestesia o esperar a que el efecto de esta se disipe para poder alimentar a tu bebé, y todo lo relacionado con el proceso de cicatrización.

Parto natural o cesárea

Durante el parto natural, tu cuerpo liberará oxitocina, una hormona también conocida como la molécula del amor, pues fortalece el vínculo entre la madre y el recién nacido y facilita el parto al destensar el cuello uterino y los músculos alrededor de la vagina.

Pero no solamente la madre se beneficia al optar por tener un parto natural, pues se ha comprobado, que los recién nacidos también gozan de algunas gracias cuando nacen por medio de este procedimiento.

Al venir al mundo naturalmente, los bebés son menos propensos a experimentar problemas respiratorios; esto debido a que la musculatura involucrada en tal proceso, al generar presión, exprimen el líquido remanente en los pulmones del recién nacido.

Otro de los privilegios para los bebés tiene que ver con los sistemas digestivo e inmunológico, ya que ambos se ven fortalecidos; pues mientras pasa por el canal vaginal de la madre, el bebé recibe dosis de bacterias buenas, que sirven para estimular estos sistemas corporales.

Contras del parto natural

Pero lamentamos informarte que, aunque hoy en día muchas mujeres optan por el parto natural, argumentando que la gestación al ser un proceso de la naturaleza, debe terminar por un medio igualmente natural; también existen riesgos asociados a este que hacen que muchas mujeres desistan de intentarlo. En primer lugar se encuentran los conocidos peligros de tener que soportar un umbral de dolor mayor, ya que tanto la piel como los tejidos alrededor de la vagina deben estirarse para que el feto pueda atravesar el canal del parto. Incluso, si el estiramiento es exagerado, puedes llegar a experimentar dolorosos desgarros y futuras complicaciones por la debilidad de tus músculos pélvicos, tales como problemas al orinar y disfuncionalidades intestinales. Además, necesitarás puntos de sutura para curar el desgarro.

Si el estiramiento y el desgarro son severos, una mujer puede necesitar puntos de sutura o esto podría causar debilidad o lesión a los músculos pélvicos que controlan su orina y función intestinal. De hecho, existen estudios que relacionan el parto natural con mayor predisposición a sufrir de incontinencia urinaria y/o intestinal.

También es común que las mujeres sientan dolores intensos y persistentes en el perineo, que es el área entre el ano y la vagina, después de dar a luz naturalmente.

Entre más se alargue el nacimiento o más grande sea el feto, probablemente mayor será el dolor sufrido por la madre y a su vez los riesgos de que el bebé salga perjudicado incrementan. En partos naturales con estas características, muchas veces, el bebé sufre fracturas (de clavícula generalmente) o contusiones en la cabeza. Lo que más temor genera saber esto, es que nunca se sabe por cuánto tiempo puede prolongarse un parto, ya que depende de múltiples factores, principalmente de tu capacidad para resistir y pujar.

Pros de la cesarea

Muchos médicos recomendarían elegir la cesarea solamente si es estrictamente necesario, es decir, por las razones expuestas anteriormente que no permiten tener un alumbramiento natural y seguro. Lo dicen porque no existen muchas ventajas de la cesárea frente al parto normal. Pese a esto, si el parto quirúrgico es tu única opción, ésta casi siempre será programada con antelación, lo que disminuye los riesgos de que surjan imprevistos haciéndolos predecibles, es decir, aumenta el nivel de seguridad que es lo que toda madre desea.

Otro aspecto favorable, es que durante la cesárea, el peligro de que el bebé sufra un corte “accidental” es menor.

Contras de la cesarea

Si te practican una cesarea, debes tener en cuenta que es una intervención quirúrgica, y como tal requiere todos los cuidados propios de un procedimiento así para que la herida no se infecte, se re abra o duela de más. Y posee todos los riesgos asociados a cualquier otra operación, como la perdida exagerada de sangre, la formación de coágulos, las complicaciones propias de la anestesia y la necesidad de recibir transfusiones sanguíneas.

Debes tener una buena higiene y mantener seca la zona de la cortada, así como evitar hacer esfuerzos físicos exagerados. Además tendrás que permanecer en el hospital entre 2 y 4 días normalmente y es posible que tenga que pasar mayor tiempo antes de que puedas dar del pecho que si das a luz naturalmente.

Parto natural o cesárea

También puedes sufrir lesiones intestinales o de la vejiga.

Igualmente, la duración del periodo de recuperación luego del parto será más prolongado. Las mujeres experimentan dolor e incomodidad alrededor de la cicatriz hasta que esta sane correctamente, proceso que puede llegar a durar hasta 2 meses.

Pese a que tanto los protocolos médicos como el instrumental quirúrgico empleados durante una cesarea han avanzado enormemente a través del tiempo, las cicatrices son cada vez más cortas y las tasas de mortalidad de madres y bebés son menores que las que reportaban décadas atrás. Sin embargo, un estudio francés obtuvo una estadística un poco asustadora, que indica que las mujeres tienen tres veces más probabilidades de morir durante el parto por cesarea que un parto vaginal. Así mismo, el peligro de muerte fetal es mayor que en un parto natural. Estas muertes son consecuencias directas de los riesgos listados anteriormente.

Otra probabilidad importante a tener en cuenta es que si tienes un parto por cesarea, hay mayor posibilidad de que en tus siguientes embarazos se presenten irregularidades en la placenta o ruptura del útero a lo largo de la línea de cicatrización adquirida previamente. Lamentablemente, si tienes un primer parto por cesarea, es más probable que sea necesario recurrir nuevamente a esta técnica para los siguientes partos.

En cuanto a los eventos desfavorables para el recién nacido, encontramos mayor probabilidad de sufrir problemas respiratorios como el asma, que suelen durar durante la infancia e incluso durante la edad adulta.

¡Y hemos llegado al final! Recuerda que antes de decidir qué tipo de parto quieres tener, tu médico te dirá cuál es el más conveniente tanto para ti como para tu bebé en términos de seguridad.

Compártelo en tus redes sociales
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion